Monday, November 27, 2006

El Clos-corrón

A raíz de la sentencia del Tribunal Supremo contra el traslado de la CMT a Cataluña, Joan Clos ha declarado que no entiende que los tribunales juzguen decisiones de cariz politico. Ole tue huevos, capao, otro que quiere enterrar a Montesquieu.
Este tipo necesita rápidamente un curso CEAC de democracia y división de poderes. No entiende, no le convence a Joan Clos que la justicia dictamine sobre decisiones políticas. Como si la política estuviese por encima de la ley. De nuevo, el espectáculo bochornoso que el gobierno ha dado ante todo el mundo con el traslado por razones puramente políticas de la sede de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) a Cataluña se vuelve en su contra. El traslado de la CMT, aparte de la lógica paralización en su labor que provocó este traslado, con sus consiguientes retrasos, suposo una pérdida de personal valioso tremenda. Más del 60% de la plantilla cualificada se negó a aceptar esta deportación a Cataluña y abandonó el barco.
La verdad es que la anulación del decreto que obligó a trasladar la sede de la CMT de Madrid a Barcelona no implica que la sede vuelva otra vez a Madrid. Estamos ante la sede del CMT, señores, no ante una fiambrera que llevo de un sitio a otro. El gobierno, por otro lado, anuncia que va a promulgar otro decreto aceptable en su forma. Es decir, es un defecto de forma, más que de fondo, según dictamina el Tribunal Supremo. Estamos ante una nueva chapuza de un gobierno empeñado en batir todos los records de ineficacia e infantilismo. Quieren gobernar España como un cortijo y no hacen más que meteduras de pata que suponen un coste muy alto para todos. Si es que se merecen cada clos-corrón...

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home